martes, febrero 01, 2005

(Parte III)

¡Que maravilloso domingo! Me levanté temprano y bastante inquieto, nervioso... no, nervioso no... ansioso. ¡Sí, eso es! Ansioso... no veía el momento en que llegara la noche brindandome su cómplice oscuridad como involuntario ayudante. ¿Tienes algo?, me pregunta mi esposa. ¡Ja! !Yo no, la que tendrá algo serás tu!, pienso para mí y sólo emito un gruñido. Salgo de casa, paseo, almuerzo por ahí un sandwich y una gaseosa. Las horas pasan lentas, como evitando dar paso a la tarde y esta, a su vez, a la noche. Pero es inevitable.

Ya es de noche, hora de regresar. Hogar dulce hogar.

3 Comments:

Blogger kat said...

y ¿dónde está el alter ego?

12:56 p. m.  
Blogger Miscelánea de un Despistado said...

Le bajaste la intensidad.

9:19 p. m.  
Blogger qdpyk2ax said...

La bajada del ritmo es intencional, es el periodo de calma que precede a una tormenta.

9:04 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home