lunes, enero 31, 2005

(Parte I)

Me siento bien. No tengo problemas, al menos no tengo los mismos problemas que tenía hasta hace unos pocos días. Los nuevos se presentan mucho más interesantes, retadores... aún cuando no sé exactamente como podré resolverlos. La cárcel será mi nuevo hogar. Ahora que soy considerado un asesino, un homicida -y no lo digo yo, lo dicen ellos: la policía, los medios, la gente- sólo recibo golpes de aquellos que me capturaron, propalan biografías tergiversadas, familiares que quieren justicia con sus manos... a ellos les digo: "¡Váyanse a la mierda!". No estoy arrepentido. Y si pudiera hacerlo de nuevo, lo haría... y lo haría mejor.

4 Comments:

Blogger Miscelánea de un Despistado said...

Qué interesante, hace más de un año terminé un relato sobre un joven estudiante que asesina a un sujeto en un bar... y ese asesino tiene mucho del tuyo...

1:18 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

estoy segura que mucho mejor colega mío

1:34 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Saben que los asesinatos no siempre se hacen solos?
Las estare vigilando.

El complice.

2:23 p. m.  
Blogger Miscelánea de un Despistado said...

Ja, ja, ja. Qué excelente comentario del cómplice. MUY BUENA!

8:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home