sábado, enero 29, 2005

Casi la 01:00 a.m. y aunque dicen que iniciar cualquier cosa, lo que sea o fuera, es lo más difícil no lo es tanto comparado con el hecho de poder mantenerlo a través del tiempo. Mi tiempo, no áquel que rige como un todo el curso de la naturaleza, la vida y todo aquello que podamos imaginar, sino el mío propio, que, al fin y al cabo, es lo más importante (y lo es para cada uno de nosotros). Mi tiempo. Y es desalentador, en cierta medida, constatar que no es nuestro, pues de serlo no lo dejariamos avanzar, proseguir, discurrir en esa lenta marcha que desembocará en una no-existencia terrenal. Ojalá, de verdad, ojalá, el fin de la no-existencia física sea la antesala para un existencia atemporal, infinita y, principalmente, sin ningún tipo de recuerdo.

Bienvenidos.

1 Comments:

Blogger kat said...

El tiempo se aleja...
You never changed what's been and done!

Bienvenido(a) a la dimensión desconocida!

12:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home